Fondue de quesos en hogaza de pan

Preparar una cena romántica, distinta, elaborada y relativamente fácil a veces se convierte en un problema, pero os puedo asegurar que la receta de hoy, reúne todos esos requisitos y no será un problema.

 

Por eso, me puse manos a la obra, ¿el motivo? 1 semana de casada cumplida con mi marido, sí,

después de 9 años juntos decidimos casarnos. Quien se lo haya perdido, puede verlo aquí.

 

¿Qué preparar? Una Fondue de queso.

 

Hogaza de pan con queso

Para los que no lo sepáis, la fondue es originaria de Suiza, consiste en sumergir con un pincho o tenedor piezas de alimentos en un líquido caliente, en este caso lo haremos con queso aunque algunas de sus variantes más conocidas son la fondue de aceite sumergiendo carnes y la fondue de chocolate sumergiendo frutas.

 

Para nuestra cenita romántica necesitaremos:

 

-       Los ingredientes para la Fondue (más abajo está todo especificado)

-       Un pan tipo payés u hogaza de pan (véase: pan redondito)

-       Diferentes tipos de embutidos para acompañar. (Jamón dulce, mortadela, pavo, salchichón cortadito fino, etc…)

-       Tostaditas de pan con aroma de ajo o cualquier otro aroma que os guste.

-       Una buena botella de vino a vuestro gusto (lo ideal es un rosadito bien fresco o un tinto en su punto)

 

Lo primero que debes hacer es cortarle la tapa de los sesos al pan ;) y seguidamente vaciarlo con la ayuda de una cuchara. Reservar la miga de su interior.

 

Antes de preparar la fondue, prepara en un plato los embutidos, en otro las tostaditas de pan con aroma que compraste, pon la botella de vino a enfriar y deja la mesa a punto sólo para servir la hogaza.

 

Con la miga que hemos reservado y con la ayuda de nuestras manos, haremos cubitos de pan que unos minutos antes de servir el queso fundido en la hogaza tostaremos al horno y nos servirán de acompañamiento.

 

Para la fondue necesitaremos:

 

-       400 gr de queso Gruyère

-       200 gr de queso Emmental

-       100 gr de queso Appenzeller (en su defecto podéis utilizar cualquier otro con características similares) Es un queso hecho con leche de vaca, tiene un gusto fuerte y refinado, serviría un Gorgonzola o un Tetilla.

-       1 vaso de vino blanco seco

-       1 diente de ajo

-       1 cucharadita de jugo de limón 

-       2 cucharaditas de maizena 

-       Pimienta molida

-       Nuez moscada molida

-       1/2 vaso de kirsch (buscadlo en licorerías, lo encontraréis seguro)

 

Licor-de-Cerezas

Para su elaboración:

 

Aunque vayamos a servirlo en la hogaza, lo cocinaremos al fuego en una olla de cerámica o en un caquelon o fondue.

Para empezar, cortamos el diente de ajo por la mitad y los restregamos por la olla, la ponemos a fuego lento.

Preparamos en un bolw todos los quesos cortados a dados para que se fundan mejor.

Añadimos a la olla un poco de vino y vamos echando el queso poco a poco, seguidamente echamos el resto de vino y la cucharadita de limón exprimido.

MUY IMPORTANTE: no dejamos de remover, puede pegarse el queso en el fondo de la olla, con lo que siempre hay que remover formando ochos.

Cuando se haya fundido por completo el queso, echamos la maizena disuelta en el Kirsch, seguimos removiendo.

Con el queso bien ligado, añadimos la pimienta negra y la nuez moscada al gusto. Mientras, aprovechamos para tostar los cubitos de pan y la hogaza en el horno.

Finalmente, volcaremos la mezcla dentro de la hogaza con mucho cuidado de no quemarnos y de no sobrepasar el límite de la hogaza o conseguiréis que se derrame.

MIS TRUQUITOS: si la mezcla queda muy espesa, añadir un poquito de vino caliente, de lo contrario, si os ha quedado muy líquida, agregar algo más de queso si es que nos ha sobrado, en su defecto, harina disuelta en vino.

 

Y voilà!

Cena romantica

Os preguntaréis qué papel juegan los embutidos… Aunque es originaria de Suiza, nosotros pudimos degustarla hace muchos años en Francia, muy cerca de la frontera con España. Cuando nos la sirvieron, todo era normal hasta que pusieron el plato de embutidos sobre la mesa, asombrados preguntamos al camarero y nos explicó que el embutido realza del sabor del queso, de tal forma que pinchando un trozo de pan, seguidamente un trozo de embutido y sumergiendo el pincho en el queso, el resultado sería maravilloso. Nos gustó tanto, tanto, tanto, que siempre que comemos fondue, la preparamos así. 

 

¿Os ha gustado esta nueva forma de prepararla? ¿Os animáis a hacerla en casa?

Nota: Este post participa en la Fiesta de Enlaces de Personalización de Blogs.

      Autor: | Posteado en: COCINANDO EN CASA No hay comentarios

¡¡ Escribe tu comentario !!